Día 240 – Etiquetas y definiciones en la niñez…

Vengo caminando el punto de como yo mismo me había definido de acuerdo a las experiencias en mi niñez y como fui tomando las etiquetas y definiciones que me fueron dando los adultos que me acompañaban/guiaban/enseñaban dentro de mi crecimiento y desarrollo personal, y como estas etiquetas/definiciones sirvieron de limitaciones y se manifestaron como conflictos dentro de mi propia expresión como individuo.

Antes que nada quiero aclarar que no trato aquí de culpar ni hacer absolutamente responsables a mis padres, tíos, hermanos, maestros, profesores, etc. Sino de, a través de, escribirme a mí mismo realizar, ver y entender desde una perspectiva diferente, observando en honestidad con/como uno mismo, como es que yo mismo tome tales definiciones/etiquetas como propias para desarrollarme a mí mismo y mi expresión como individuo. También vale remarcar la importancia y responsabilidad de los adultos en el desarrollo de la personalidad de los niños, ya que si tenemos memoria seguramente en nuestra infancia nuestros padres/hermanos/maestros eran puntos de referencia y respeto, escuchábamos atentamente lo que ellos decían y creíamos en ello, ya sea por inocencia o por credulidad, estábamos abiertos a recibir consejos y directivas. Muchas veces no estábamos contentos o a gusto de lo que recibíamos pero inevitablemente estábamos expuesto a sus ‘estados de ánimo’ sin poder entender cómo/porque la interacción podía ser por momento amorosa, por momentos abusiva, simplemente estábamos ahí presenciando y acumulando experiencias, en muchas casos aún seguimos presenciando y acumulando tales experiencias sin entender de forma integral/precisa el cómo funcionan nuestras mentes (estado de ánimo).

Una vez que alcanzas el punto de ver y entender que tú eres responsable de quien tu eres y ya no hechas culpa o responsabilizas a tus mayores/antepasados, y no estoy diciendo aquí que uno debe de ir al otro extremo de alabar y reconocer a sus padres, hermanos, antepasado, etc. como si estos fueran perfectos o justificar sus acciones porque ahora vemos que sirvieron para un ‘bien mayor’ como es común escuchar, sino mejor aún de colocar a cada quien la responsabilidad que le corresponde en la posición que ocupa y dejar de ir a los extremos donde o culpamos y creamos experiencias de odio dentro de nosotros mismo y nuestras relaciones o aceptamos y creamos una ilusión de creer haberlos perdonado, sin darnos cuenta que la herida como etiqueta y definición aún forma parte de la estructura de quienes somos como individuo. Una vez que tomas responsabilidad por quien tu eres es ahí donde tienes la oportunidad de liberar aquellas atadura/definiciones/etiquetas, que fueron dadas y tu tomaste como propias.

Entonces si observas que aún guardas rencor dentro de ti mismo, en relación a tus padres, hermanos, maestros o quien tu observes que sea responsable del desarrollo de tu personalidad, y los conflictos que esto pueda traer a tu situación actual, te reto a que expongas esa parte de ti, que te perdones a ti mismo por permitir y aceptar ir hacia y como la experiencia de rencor, para darte a ti mismo la capacidad de trascender tus propias limitaciones, ya que si eres honesto, eres tu quien esta cagado en este momento = eres tu quien puede solucionarse y darse una nueva dirección una dirección que este fundada en el valorarse a uno mismo, ya que nadie más que tu sabe a la perfección que puntos/experiencias se encuentran todavía creando desarmonía y te llevan dentro de la culpa, remordimiento, odio y rencor hacia tus semejantes, donde lo que realmente haces es dañarte a ti mismo al permanecer dentro de tu pasado. De Igual manera observa si es que estas protegiendo con sobrevaloración y agradecimiento a quienes te dieron guía y pusieron etiquetas dentro de ti, es muy común que surja el miedo a perder tu identidad y la relación que mantienes con ellos y bastante probable que creas que fue lo mejor para ti que gracias a ello has crecido fuerte y que has desarrollado una personalidad de la cual no puedes quejarte.

Personalmente puedo decir que dentro de mi existen ambos puntos, en los cuales estoy trabajando precisamente, el objetivo y propósito de este blog forma parte de abrir y caminar esos puntos que están desalineados e invertirlos en y dentro de mí para darme una nueva dirección dentro del principio de Vida de Igualdad y el principio de Honestidad como Uno mismo, para corregir y re-definirme como individuo y ser así de apoyo y asistencia a y para mi hijo y cualquier individuo, en el desarrollo de su propia individualidad, evitando la transferencia de  definiciones y etiquetas que uno mismo lleva dentro como propias hacia los otros, para dar lugar a nuevas formas en el desarrollo de la personalidad donde el sentido común como lo que es Mejor para Todos sea piedra fundamental dando nacimiento a uno nueva humanidad libre de juicios/definiciones/etiquetas, donde cada individuo pueda expandirse dentro de su propia expresión de Vida.

Día 238 – Mi niño interior…

Continuando con el post anterior donde describí el cómo me di cuenta de que la definición que yo mismo me había dado cuando era un niño, donde los adultos me dijeron que yo era un niño travieso y que me portaba mal, entonces yo acepte tal definición y la coloque como esencia de quien yo soy como aquello que me diría a mí mismo como actuar y moverme dentro de mi realidad, lo cual me llevo hasta el punto de no entender por qué enfrento las situaciones que enfrento en la actualidad donde creo ser la víctima, separándome a mí mismo de la causa directa de las consecuencias mismas.

En fin descubrí que soy yo mismo quien a partir de la definición de mí mismo como alguien transgresor, diferente, fuera de la norma, me movería continua y constante dentro de y como el ciclo perpetuo de hacer eso que yo creyera que me daría y me colocaría en y como esa definición, para poder comprobarme a mí mismo que estoy existiendo que estoy siendo, ya que yo mismo desde la niñez había puesto quien yo soy en y como esa definición, entonces para que yo sea tenía que ser de esa forma, intransigente, incorrecto, fuera de norma, etc.

Me perdono a mí mismo por haberme permitido y aceptado definirme a mí mismo como intransigente, por haber tomado las referencia de los adultos que me dijeron que yo me portaba mal y que estaba haciendo cosas incorrectas entonces no estaba siendo un niño correcto, y como un niño inocente yo creí y acepte que realmente era así que era intransigente, y que lo que hacía estaba fuera de norma y que eso era quien yo debía ser.

Me doy cuenta que tal definición no fue establecidas en honestidad con uno mismo por el mismo hecho de haber sido impuesta e insertada dentro de mi mente por otros que en ese momento yo veía  como superiores = poseedores de la verdad, entonces yo tome esa definición como ‘la verdad’ de quien soy, y así desarrolle mi personalidad basada en la intransigencia, rebeldía y el estar fuera de la norma, buscado de esta forma permanecer dentro de mi definición propia a la cual había dado un valor positivo, ya que ese era yo! Debía de valorarlo y expandirme en ello. (aquí veo como la conciencia/mente busca fuera de sí misma un punto para expandirse y darse a la existencia ya que no puede hacerlo por sí misma y requiere de uno mismo para poder expandirse y propagarse)

En y cuando me vea a mí mismo definiéndome como un niño intransigente me detengo y respiro, para estabilizarme aquí en mi cuerpo físico, en este momento presente y dejar ir esa definición de mí mismo ya que comprendo que no está apoyándome en mi expresión de Vida porque fue una definición que me dieron en el pasado y yo tome inocentemente como aquello con lo cual identificarme, aquello que sería mi identidad, veo entiendo y comprendo que mi identidad no me la puede dar nadie más que yo mismo y que esa identidad no puede ser/estar sujeta a polaridades malo/bueno porque la Vida no depende de la polaridad existente en y dentro de la mente.

Me comprometo a mí mismo a  cuando me vea a mi miso caminando en los pasos de mi definición como alguien intransigente, a detener a mí mismo a través de y como el respiro para estabilizarme y dirigirme a mí mismo fuera de la definición de ser un intransigente y darme a mí mismo la oportunidad de recrearme a mí mismo en honestidad como uno mismo donde ninguna experiencias polarizada me defina y por tanto me de identidad, estableciendo mi identidad como la Vida que soy como mi propia expresión para apoyarme y caminar el proceso de alcanzar mi máximo potencial.

Me perdono a mí mismo el haber permitido y aceptado dejar correr el tiempo dentro de mi experiencia de vida dentro de y como la personalidad ‘intransigente/fuera de la norma’ sin darme cuenta que tal definición de mí mismo no estaba apoyándome a alcanzar mi máximo potencial como la Vida que soy Realmente Aquí, dejándome llevar por la inercia de la polaridad donde yo existiría continua y constantemente atravesando ciclos polarizados en la mente para alcanzar esa definición de mí mismo.

Me doy cuenta que no necesito definirme a mí mismo de acuerdo a mis experiencias y que tampoco es necesario atravesar ciclos infinitos de polaridad para encontrarme, porque veo, realizo y comprendo que estoy Aquí, en y como mi propio Respiro, como mi cuerpo físico y que no requiero de experiencia alguna para notarme y darme el valor de la Vida que soy.

En y cuando me vea a mí mismo moviéndome desde y como la personalidad  intransigente, me detengo y respiro, dejando ir la definición en mi mente ya que comprendo que no está siendo de apoyo en mi proceso, así establecer un punto de honestidad como uno mismo y responsabilidad con uno mismo ya no participando en experiencias mentales polarizadas que me definan y me limiten en mi propia expresión, ya que comprendo que las consecuencias que enfrento son mi propia responsabilidad, por mi propia participación al permitirme y aceptarme definirme como un intransigente.

Me comprometo a mí mismo a no crear resistencias al enfrentar el punto de liberarme a mí mismo de la personalidad/identidad de ‘transigente’ y ver, entender y comprender que, es mi responsabilidad darme a mí mismo el poder y dirección para re-crearme /re-definirme a  mí mismo como la Vida de Unicidad e Igualdad fuera de la polaridad de la mente y nacer desde y como lo físico a uno nueva Vida donde las consecuencias siempre sean lo que es mejor para todos.

Día 238 – Haciendo travesuras

Ayer fui a jugar el fútbol con amigo como todos los martes y recordé que había un árbol con moras en el terreno continuo a las canchas, entonces decidí buscar algunas, cuando fui me di cuenta que de este lado del alambrado no había ya, entonces la opción que seguía era saltar el alambrado y hacerme con las que estaban del otro lado que se veían, ahí en cantidad y me llamaba! Fredy! Lol…

Entonces crucé sin problemas, una vez ahí recolectando comencé a pensar que estaba haciendo algo mal, que alguien podría verme y que estaba en una situación de estar haciendo algo ilegal, algo prohibido, algo fuera de la norma, algo por lo cual yo sería juzgado y condenado. Fue tan claro en ese momento lo que estaba experimentado, comencé a mirar hacia atrás de mis espaldas y hacia los lados buscando esa persona que me reprende y me castigue por mis acciones, entonces realicé que solo estaba yo conmigo mismo, juzgándome y condenándome por hacer algo fuera de la norma, por estar cometiendo una travesura, y así surgió específicamente una serie de memorias relacionas a mi infancia donde yo estaba siendo retado y castigado por hacer cosas que no ‘debía’. Entonces, me detuve, me comí una mora, tome un respiro y me perdono a mí mismo por haberme permitido y aceptado pensar y creer que estaba haciendo algo ilegal, algo por lo cual yo sería juzgado y castigado, y en eso me perdono a mí mismo por haberme permitido y aceptado castigarme y juzgarme a mí mismo dentro de mi mente con la creencia de estar haciendo algo malo, de estar haciendo travesuras. Entonces al hacer el perdón vi que yo mismo me había definido a mí mismo como alguien que hace las cosas ‘mal’ alguien que va en contra de las leyes establecidas = me había etiquetado y definido de acuerdo a las experiencias en el pasado, de acuerdo a lo que se me dijo que era cuando era un niño.

Continúe recolectando moras y viendo más y más puntos emerger en mi mente, memorias y experiencias en relación a como yo mismo había permitido que el pasado me dijera en ese momento que yo debía de ser intransigente porque todo lo que hacía estaba mal, o fuera de la norma,  pude ver que en algún punto yo me tome tal definición como mi punto de partida o como la esencia de quien soy moviéndome desde y como tal definición, entonces yo buscaría siempre estar en esa posición/situación para afirmarme a mí mismo como tal definición, porque yo era eso, yo creía ser ese y si no lo hacia entonces yo quien sería?

La realización de este punto fue sorprendente para mí, ya que pude ver la interconexión e interrelación con respecto a la gran mayoría de mis experiencias de vida, siempre sintiéndome diferente, especial a los otros por ser el intransigente, lo cual me llevo dentro de mi vida a buscar serlo al máximo a buscar siempre dar la nota, entonces vi que para eso necesitaba no ser como los otros, común y corriente, así cuando había que hacer algo que afirme mi propia definición yo está dispuesto hacerlo, porque eso era mi motor, mi propósito, para mantenerme dentro de la definición propia que en algún momento de mi vida yo me di a mí mismo, donde yo me sentirá seguro de estar siendo lo que u debería ser ya que había experimentado y me habían dicho desde chico que yo era eso.

Con respecto al punto de definirme a mí mismo de acuerdo a lo que se me dijo que era cuando era un niño, voy a escribir en otro post ya que es amplio y puede ser de apoyo y asistencia a la practicidad/practicalidad de ser padre y dar guía a un hijo o a los más chicos ya que tenemos en nuestras manos y palabras el poder de definir a nuestros hijos/niños cuando los juzgamos y/o condenamos por sus acciones.

Volviendo al punto de ver la interconexión y la ‘imagen completa’ del punto de definirme a mí mismo como la experiencia de estar haciendo algo que no se debe/incorrecto, lo que vi fue que toda mi frustración dentro de mi vida está fuertemente amalgamada a tal definición porque yo existí constantemente buscando situaciones donde colocarme para experimentarme a mí mismo ya que yo era esa definición, entonces yo pasaría por la situación de buscar la posibilidad de cometer algo que estuviera o que yo viera como, fuera de la norma/incorrecto/mal, para hacerlo y sentirme ‘vivo’ orgulloso de ser quien soy sin considerar las consecuencias que al hacerlo estaría creando, llevándome a situaciones y experiencias de frustración y fracaso donde no entendería porque me sucedía o porque enfrentaba ciertas situaciones en mi vida, cuando todo estaba frente a mí!, yo mismo estaba dando riendas sueltas a mi mente a la definición de mí mismo dentro de y como mi mente, activando ciclos de polaridad sin consciencia Real, siendo un títere de mi conciencia.

Hasta aquí he llegado, no acepto más el definirme a mí mismo de acuerdo a las experiencias pasadas de mi niñez donde fui juzgado, retado y condenado; y donde yo tome tal definición como propia, Aquí soy capaz y tengo el poder de re-crearme a mí mismo en honestidad conmigo mismo y dejar de participar en los pensamientos, sentimientos y emociones que están apoyando esa definición de mí mismo como alguien transgresor/incorrecto/infractor/fuera de la norma y reestablecerme a mí mismo en honestidad con y como uno mismo donde yo puedo darme a mí mismo una definición que sea de apoyo y asistencia, una definición libre de definiciones polarizadas que no estén determinadas por experiencias mentales ni pensamientos, sentimientos y emociones, una definición que valore la Vida que soy y me permita a mí mismo expandirme y explotar/vivir mi máximo potencial.

En el próximo post compartiré perdón a uno mismo relacionado con el punto.

Día 237 – El fracaso como punto de partida

Al abrir el punto del fracaso/miedo a fracasar o ser un fracasado en mi vida, pude ver que este punto en si es uno de los más frecuentes dentro de mi experiencia de vida hasta el momento, lo puedo ver en memorias de la infancia en el colegio, o en mi casa frente a mis padres, cuando practicaba deportes me experimentaba como si no fuera lo suficientemente capaz o hábil para ser el mejor en aquello que estaba haciendo y eso me dolía, y me sentía angustiado/frustrado por no poder cumplir mis objetivos/metas/anhelos de ser alguien que puedo ser ‘el mejor’ en lo que hace, alguien a quien elegirían para formar parte de su equipo porque de esa forma yo me sentiría que soy especial de otra forma yo caería en la sensación de frustración y fracaso por no satisfacer mis ansias de sentirme exitoso, capaz, habilidoso, especial en lo que hacía.

Entonces de esta manera fue como fui creando dentro de mi forma de ser, el patrón del fracaso, a verme continuamente fracasando dentro de mi mente, y no estar a gusto con mi expresión, sintiéndome inferior frente a los demás disminuyéndome a mí mismo al punto de sentirme incapaz de ser quien me gustaría ser.

Ahora que puedo ver el punto y aceptar que yo mismo fui permitiéndome y aceptándome definir de acuerdo a tal experiencia y acumulando capa por capa una experiencia sobre al otra hasta crear todo un personaje  donde yo me definiría a mí mismo como un fracasado, entonces al emprender una actividad, yo tendría como punto de partida el ser un fracasado, lo que efectivamente me llevaría a fracasar desde el inicio, sin importar cual fuera el resultado final, yo transitaría el evento/suceso bajo la experiencia del fracaso, siempre a disgusto con mi aplicación, siempre encontrando aquello que validara mi propia definición como fracasado, y así existir dentro de y como mi propia definición dentro de y como mi mente, sin poder más allá de las vendas que yo mismo había colocado.

Aquí en honestidad como uno mismo tengo la claridad y capacidad para quitarme esas vendas y perdonarme a mí mismo por haberme permitido y aceptado definirme dentro de y como el ser un fracasado y vivirlo como si fuera mi destino fracasar en todo lo que hago.

Me doy cuenta que así como yo mismo me definí a mí mismo como un fracasado, también tengo el poder de quitar, y corregir esa definición para darme a mí mismo el regalo de honrarme a mí mismo deteniendo mi participación en y como la definición de mí mismo como un fracasado, ya que veo, realizo y comprendo que tal definición no me apoya a mí mismo a vivir mi máximo potencial.

En y cuando me vea a mí mismo definiéndome como un fracasado, me detengo y tomo un respiro, me establezco a mí mismo Aquí en este momento presente, levantándome en y como honestidad conmigo mismo y moverme desde y como mi cuerpo físico, para realizar que estoy Aquí, que soy responsable de mí mismo y que tengo el poder y habilidad de re-crearme a mí mismo en honestidad conmigo mismo, sin la necesidad de tomar mis experiencias pasadas para definirme a mi mismo como un fracasado, ya que al hacerlo estaría defraudándome a mí mismo, colocándome a mí mismo en una posición inferior, juzgándome y así creándome la ilusión de no ser quien realmente soy.

Me comprometo a mí mismo a mantenerme alineado al principio de honestidad conmigo mismo para no ceder ni un momento dentro de y como el patrón de definición y experiencia de ser un fracasado, hasta alcanzar el punto donde ninguna memoria, experiencia, juicio, pensamientos, sentimiento y emoción, tenga el poder de definirme a mí mismo, ya que comprendo que soy yo quien da valor a tales pensamientos, ideas, memorias, recuerdos, experiencias, por tanto soy yo quien debe detener el flujo de energía que esta alimentado esas memorias, experiencias, jucios, pensamientos.

Me perdono a mi mismo al haberme permitido y aceptado a mi mismo establecer el fracaso como punto de partida de mi propia experiencia de Vida.

Me doy cuenta que al permitir y aceptar el fracaso como punto de partida, estoy predefiniendo, pre estableciendo que fracasare en aquello que haga y que no podre hacer nada para cambiar eso, convirtiéndome en la victima de mí mismo, quitándome a mí mismo el poder y habilidad para expresarme a mí mismo en libertad y honestidad conmigo mismo. Veo, realizo y comprendo que el punto de partida de uno mismo es de vital importancia dentro de y como la Vida de uno mismo ya que este será la causa de las consecuencias que uno mismo enfrentará dentro de y como su propia Vida y expresión de uno mismo, por lo tanto es imperativo corregir todos y cada uno de los puntos de partida que no estén apoyando a uno mismo, que no estén apoyando la expresión de Vida que soy, para que las consecuencias de mis acciones sean siempre Lo Que Es Mejor Para Todos y detener así el abuso a uno mismo de la mente al establecer las experiencias, pensamientos, sentimientos y emociones, como el punto de partida.

En y cuando me vea a mí mismo estableciendo un punto de partida en base a experiencias, sentimiento, emociones, memorias, ideas, me detengo y tomo un respiro, y me muevo desde y como el respiro limpiando y estabilizando mi mente, deteniendo las memorias que estén definidas como punto de partida para ir eliminando una por una a través del perdón a uno mismo y liberar y alinear mi punto de partida dentro de y como la honestidad conmigo mismo, de esta forma me aseguro que las consecuencias de mis acciones no estarán perpetuando mi participación en la experiencia de fracaso, y así mi punto de partida será de apoyo mi propia expresión.

Me comprometo a mí mismo a estar atento dentro de mi realidad para observar donde estoy permitiendo y aceptando que las experiencias del pasado, me memorias, pensamientos, sentimientos, definan mi punto de partida para comprender en detalle donde es que estoy cediendo mi responsabilidad y donde es requerido corrección, así ir punto por punto estableciendo honestidad conmigo mismo y purificarme a mí mismo.

Día 236 – Viviendo en el Fracaso parte 2

Me perdono a mí mismo por haberme permitido y aceptado  a mí mismo temer fracasar en todo lo que hago, ya sea en mis relaciones, trabajo y expresión de mí mismo.

Me perdono a mí mismo por haber permitido y aceptado que el miedo a fracasar sea el punto de partida para expresarme a mí mismo dentro de cada actividad, relación, trabajo que realizo.

Me doy cuenta que al ser el miedo a fracasar mi punto de partida, estoy determinando como va resultar mi experiencia en esa acción, relación, expresión, por lo tanto, es imprescindible, retomar la dirección de mí mismo y cambiar/limpiar mi punto de partida para que ya no sea el miedo al fracaso el motor propulsor de mis acciones y expresión.

En y cuando me vea a mí mismo temiendo fracasar en mis acciones, relaciones, trabajo y expresión, me detengo y respiro, me establezco a mí mismo en honestidad con migo mismo para despejar todo pensamiento que está fundado en el miedo al fracaso para liberarlo a través del perdona  uno mismo y comenzar a re-crearme a mí mismo, estableciendo dentro de mí mismo el principio de honestidad como uno mismo donde no acepto y permito moverme desde y como el miedo al fracaso ya que puedo ver realizar y entender las consecuencias que enfrento al ser mi punto de partida el miedo al fracaso.

Me comprometo a mí mismo a estar atento durante mi día a día para no dejar que uno solo punto de partida este fundado en el miedo a fracasar, e ir tomando responsabilidad por mis propios pensamientos, punto por punto y liberarme a mí mismo del miedo al fracaso y poder darme nacimiento desde y como lo físico respiro a respiro retomando mi poder y dirección para de esta forma crear siempre bajo el principio de lo que es mejor para todos.

Me perdono a mí mismo por haberme permitido y aceptado a mí mismo creer que si temo fracasar entonces estaré al tanto de aquello que puede hacerme fracasar y de esta forma evitaré el fracaso.

Me doy cuenta que en el momento que permito que el miedo al fracaso emerja como pensamientos, sentimientos y emociones, estoy de hecho cediendo mi responsabilidad a los patrones pre-programado de la mente, donde pensaré constantemente que debo hacer para no fracasar, entrando así en el ciclo perpetuo de la mente donde primero sentiré amenaza a mi propósito meta y objetivo (el no fracasar y no ser un fracasado) y luego buscare en mi mente justificaciones y/o pensamientos positivos  para no sentirme amenazado, sin darme cuenta que una vez que ya active desde y como el miedo ya estoy de hecho creando todo una cagada mental que resultará en mi experiencia de fracaso dentro e y como mi propia realidad.

En y cuando me vea a mí mismo dejando al miedo al fracaso como pensamientos, sentimientos, emociones, sean mi punto de partida al enfrentar una situación o punto, me detengo y respiro, me estabilizo dentro de mi cuerpo donde realizo y comprendo que el miedo a fracasar solo existe si yo le doy permiso, si yo cedo mi responsabilidad al estar frente a uno situación que requiere de mi ‘capacidad de respuesta’ creyendo que, si pienso en aquello en lo que puedo fracasar, estaré listo para evitarlo, sin darme cuenta que ya estoy dentro del patrón/ciclo polarizado de la mente donde experimentare el fracaso por ser este aquello que sustancia mi  experiencia de vida.

Me comprometo a mí mismo a tomar responsabilidad de mí mismo y no creer que puedo evitar el fracaso, sino más bien , enfrentar mi realidad en honestidad como uno mismo y estable en y como el respiro corrigiendo mi mente y encontrando soluciones prácticas a todos los punto que emerjan dentro de mi día a día.

Día 235 – Viviendo en el Fracaso

Hace tiempo que vengo con ganas de escribir sobre este punto, en algún otro post anterior empecé hablando sobre  el punto del fracaso desde la perspectiva de equivocarme o de no estar haciendo lo correcto y como esto me mantiene en una constante insatisfacción en relación a lo que hago = soy, tanto en mi trabajo como en mis relaciones, familiares, como hijo, hermano, como padre y como pareja, comparándome con el ideal de cómo debería de ser yo en cada una de mis relaciones y/o acciones, entonces cuando veo que y algo que no está alineado a mí ‘ideal’ ahí comienzo a cargarme de pensamientos sobre no estar haciendo bien mi parte, donde me siento frustrado por cómo me experimento, al no gustarme el escenario, al querer que las cosas sean diferentes.

La emoción del fracaso se manifiesta antes, durante y después de cada objetivo o meta que me propongo, es decir si , comienzo un trabajo nuevo, el fracaso aparece como la duda de si estaré o no haciendo lo correcto, pensando en no olvidarme o no errar ninguna medida o calcular la cantidad exacta para no tener que enfrentar un problema luego durante el trabajo, de todas formas, ya estoy de hecho participando en y como el fracaso , donde desde y como el miedo a fracasar en el trabajo comienza a emerger como pensamientos sobre cómo evitar fracasar. A simple vista parece que yo pudiera prevenir el fracaso si me mantengo pensando en todo lo que debo hacer para no fracasar/errar/equivocar, pero desde el momento que piensos en

-si tomo mal las medidas sale todo mal-

-si no compro la cantidad exacta de material no voy a poder hacer bien mi trabajo-

-estas seguro de que podes solucionar y/o brindar correctamente ese servicio?-

-pase el presupuesto correcto? Es muy barato? Es muy caro? Voy  perder el trabajo?

en ese momento yo mismo estoy dejando que el miedo a fracasar ya esté instalado y corriendo dentro de mí mismo, dentro de mi mente, de mi cuerpo, ya que observo que en esos momentos la sensación y experiencia tanto física como mental es incomoda, insegura, inestable, y comienzo a buscar la forma para recuperar la armonía y la seguridad, tratando de contestar o de buscar soluciones a mis pensamientos/dudas entonces otros pensamientos surgen, como

-ya hiciste esto muchas veces

-si ya tomaste las medidas no hay que dudar

-si falta material podes comprar más después

-si hay que modificar el presupuesto lo modificas sin problemas

Puedo ver que los pensamientos negativos que surgen desde y como el miedo a fracasar, que a su vez viene desde la idea/propósito de ser y hacer las cosas a la perfección y de no estar en la posición/situación de equivocarme/fracasar, porque eso me definiría como un fracasado y no quiero ser un fracasado e mi vida, entonces creo un pensamiento positivo para cada uno de esos pensamientos tratando de tapar/ocultar el miedo a al fracaso y de crearme la ilusión de que es imposible que yo fracase, ya que en cada pensamiento positivo en relación al fracaso yo soy perfecto y hago todo bien, sin errores.

Lo que estoy haciendo realmente es participar en la comedia dramática de la mi propia mente moviéndome desde y como el miedo, desde los pensamientos negativos como el motor y luego los positivos para quedarme ‘tranquilo’ donde yo como el observador termino siendo quien experimenta las subidas y bajadas emocionales como consecuencia de primero pensar que voy a fallar si no hago esto o aquello, y luego al querer calamar mi miedo con pensamientos que me definan como imposible de fallar/fracasar/equivocarme.

Entonces para detener la experiencia de fracaso es fundamental y prácticamente esencial establecer un punto de honestidad conmigo mismo en y cuando me vea a mí mismo temiendo el fracaso = pensando que puedo fracasar /equivocarme/fallar, detener la participación en los pensamientos, sentimientos, emociones, tanto si son negativos y/o positivos en relación a mis trabajos, relaciones y expresión aplicando el respiro como el frenarme a mí mismo dentro de mi mente para darme a mí mismo el poder y dirección fuera del  miedo = mente y moverme hacia y como mi propia expresión dentro de y como mi trabajo, relaciones, expresión.

De esta forma colocarme en y como la dirección de mí mismo y no permitirme y aceptarme a mi mismo ser manipulado y conducido por mi propio miedo/mente, ya que puedo observar y experimentar que no es lo mejor para mí trabajo/relaciones/expresión, por lo tanto no es lo mejor para nadie, y que si detengo y trabajo mis miedo, estoy de hecho trabajando en lo que es mejor para todos, y de esta forma quito la carga energética que experimento al pensar =  temer fracasar o estar equivocado y camino hacia y como lo que es mejor para todos.

Para esto es fundamental y esencial comprender que es un proceso y que requiere de tiempo y espacio para ser caminado y comprendido en su totalidad, que debo de ser constante y consistente en mi aplicación, y que cada momento respiro es una posibilidad de avanzar hacia la Vida y dejar el miedo = la mente.

Día 234 – Vivir por el Principio de Lo que es Mejor para Todos.

En estos días enfrente varios puntos con respecto a relaciones de trabajo, donde recibía las quejas y exigencias de la gente/clientes, claramente no estoy preparado para este tipo de enfrentamientos ya que siento una constante frustración al pensar que no estoy satisfaciendo sus expectativas, también observo como me encierro en mis pensamientos juzgándolos de no ser amables y de no considerar las dificultades y desafíos del proyecto en el que estamos trabajando, me siento completamente ineficiente al permitir y aceptar las sentencias de la gente, entrando en un estado de negación de mis capacidades.
Lo que observo en esto es que estoy dejando que las reacciones de la gente se propaguen dentro de la conversación, sin poner límite a sus críticas, creyendo que así lograre que se calmen y que entiendan lo que quiero explicarles, lo que no estoy considerando es que al permitirles expandirse en su reacción estoy de hecho dejando que ellos me definan en relación a sus juicios, lo cual no es lo mejor para mí, por lo tanto no es Mejor para Todos.
Vivir y levantarme por el principio de lo que es Mejor para Todos implica el no permitirme y aceptarme a mí mismo ser definido y juzgado por lo que la gente dice en relación a mí mismo y mi trabajo, de esta forma liberarme de la sensación que experimento en los momentos de discusión laboral, y buscar entendimiento y comunicación con el cliente. Otro punto que observo es que dentro de mi surge también el juicio hacia el cliente, juzgando sus actitudes, sus exigencias, aquí puedo ver que yo mismo estoy siendo parte del problema de comunicación al tener conversaciones internas sobre la persona que me está criticando y juzgando, lo cual no es lo que es Mejor para Todos, porque de esta forma todos existimos juzgándonos y criticándonos dentro de nuestras mente solo atendiendo a nuestras creencias/pensamientos, impidiendo el encontrar soluciones a los problemas que enfrentamos a diario.
Me perdono a mí mismo por permitir y aceptar que los juicios y críticas de los clientes de mi trabajo definan quien soy yo creando así el sentimiento de frustración por no estar siendo efectivo en mi trabajo.
Me doy cuenta de que en ese momento de sentirme frustrado por definirme dentro de y como los juicios y criticas de otros, uno mismo es responsable al tomar las palabras y crear con ellas dentro de uno, ese sentimiento de frustración, por lo tanto veo, realizo, comprendo que puedo tomar un respiro y detener la participación en y como el autodefinirme constantemente dentro de mi mente como pensamientos, el juicio a uno mismo y la autocrítica, levantándome en honestidad con y como uno mismo liberándome de la mierda que impide que uno mismo como la Vida exprese su máximo potencial y como consecuencia hacer y ser Lo que es Mejor para Todos.

En y cuando me vea a mí mismo frustrado por mi desempeño en el trabajo por haberme definido de acuerdo a pensamientos, juicio a uno mismo y autocritica, me detengo y tomo un respiro, siendo este respiro la herramienta y acción practica de corrección dentro de uno mismo como resultado de darme cuenta, observándome a mí mismo en honestidad con uno mismo y poder ver dónde es que estamos dejando que nuestros propios pensamientos nos definan, y trabajando en cada punto que surge, levantándome dentro de y como el principio de Vida de entender y expresar mi Máximo Potencial = Lo que es Mejor para Todos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Día 233 – El deseo como limitación a vivir/expresar tu máximo potencial.

 

Quiero abrir este punto del deseo, ya que anoche estaba reflexionando sobre que es aquello que me impide realizar y vivir/expresar mi máximo potencial aquí en cada momento de mi vida, llegando a la realización de que el deseo la gran mayoría de la veces está separándome de vivir mi máximo potencial, y por qué?  Básicamente el deseo se coloca como esas ganas de conseguir algo/alguien, de lograr alcanzar el objetivo, se me viene ejemplos varios como, el deseo cuando era niño de complacer a mis padres para recibir su aprobación, o el deseo de conseguir ciertas y especificas cosas cuando era un niño que también observo continúan existiendo en la actualidad, lo que observo en ese desear, es la separación misma de quien soy yo en dos partes lo que soy en este momento y el deseo de ser/tener conseguir ser eso que deseo ser. Lo que sucede dentro de esto es que no estoy de hecho viviendo quien yo soy en completa aceptación de quien soy y lo que me he convertido al estar siem0pre deseando ser o tener algo que claramente no nos/tengo por el momento (claro está que si deseo algo es porque no lo soy/tengo o por la creencia de carencia de aquello que deseo).

Así continuamente al desear en me separo a mí mismo de mi actual potencial, donde puedo ver y entender que soy capaz de caminar un proceso para dejar todo los deseos que me impide no vivir/expresar mi máximo potencial y así alcanzarlo y vivirlo.

Me perdono a  mí mismo por haberme permitido aceptado el desear ser algo que no soy en este momento, sin darme cuenta que al hacerlo estoy separándome a mí mismo dentro de y como el deseo, colocando mi atención a aquello que deseo y no Aquí en quien soy y como soy en este momento, que es desde donde puedo moverme y dirigirme paso a paso, hacia lograr el vivir mi máximo potencial.

Me doy cuenta de que puedo redefinir el deseo dentro de mí mismo y tomarlo como una guía para llegar a vivir mi máximo potencial, reinvirtiendo toda mi atención y energía que se dispone a alimentar el deseo, para darme la dirección dentro del camino de corrección de mí mismo, ya que comprendo que el corregirme a mí mismo es la vía rápida a vivir mi máximo potencial.

Me comprometo a mí mismo a prestar atención a cuando deseo algo de no estar participando en el deseo en separación para traerme a mí mismo en cada momento y así redirigir esa energía de desea una acción practica y efectiva que me sirva de apoyo aquí en el momento presente y me empuje a conseguir vivir mi máximo potencial.

Me perdono a mí mismo por haberme permitido y aceptado a mí mismo dejarme llevar por el deseo.

Me perdono a mí mismo por haberme permitido y aceptado a mí mismo enceguecerme bajo el deseo y/o bajo el deseo de cumplir mi deseo, sin ver y entender cómo es que este deseo esta de hecho nublando mi visión Aquí, limitando mi visión, por ende limitando mi capacidad de resolver situaciones y estar claro y estable, directivo y asertivo en mis acciones.

Me perdono a mí mismo por haberme permitido y aceptado a mí mismo desear cumplir mis deseos, y así acumular dentro de mí un montón de remordimiento por no llegar nunca a satisfacer el deseo porque el deseo en si está diciéndome que desear por lo tanto es el deseo auto ejecutándose sin sentido ni propósito que valore mi expresión, ya que al experimentar el desear cumplir mi deseo me siento abrumado y frustrado por siempre verme en separación de aquello que deseo.

Me perdono a mí mismo por haberme permitido y aceptado a mí mismo separarme a mí mismo de aquello que deseo.

Me doy cuenta que puedo fusionarme con mi deseo como Uno e Igual y moverme como el deseo, empujándome a mí mismo a realizar aquello que deseo, comprendiendo que es requerido un proceso para alcanzar y lograr aquello que deseo, dejando así de ser el deseo una entidad separada que asecha en mi mente y que me define como menos que o en separación de eso mismo que estoy deseando.

En y cuando me ve a mí mismo desando dentro de mi mente, me detengo y respiro, estableciéndome a mí mismo el principio rector para no entrar en la experiencia negativa que el deseo genera dentro de mí y revertir la situación colocando el deseo como el combustible para alcanzar la realización de tal deseo, alineando mi deseo a el principio de entender y vivir mi máximo potencial ya si manifestarlo en mi Vida.

Me perdono a mí mismo por haberme permitido y aceptado a mí mismo vivir bajo el juicio continuo generado por el constante deseo de ser algo/tener algo que no tengo, existiendo así en una completa y absurda relación  parasitaria con/como el deseo, lo cual va debilitándome y debilitando mi aplicación en esta realidad/Vida.

 

 

Día 232 – Entender y vivir mi máximo potencial parte 2

 

 

Para tener mejor entendimiento del punto que quiero explicar sugiero leer mi declaración de principios en este mismo Blog, ya que al tomar la determinación de establecerme a mí mismo dentro de y como el principio de entender y vivir mi máximo potencial, todo un nuevo panorama se abre frente a tal declaración.

Desde que me encontré con Desteni y su mensaje, puedo ver que mi perspectiva de la realidad que me rodea y de todo lo que observo a mi alrededor  ha cambiado de forma radical, puedo llamar a este encuentro el ‘punto de no retorno’ ya que siendo honesto conmigo mismo, el mensaje es claro y consistente, la realidad en la que vive el humano actualmente es un desastre, política, social y económicamente los sistemas están estancados y resultan obsoletos para dar soluciones a los problemas que enfrentamos tanto a un nivel individual como colectivo, la raíz del problema existe dentro de cada uno de nosotros, no existen culpables, somos todos responsable de nuestra actual forma de existir, por lo tanto la única y real solución es tomar responsabilidad por quienes somos, investigar cómo es que hemos llegado a ser lo que somos y establecernos como la solución, comenzando por entender cómo funciona esta realidad, como funciona nuestra mente, y nuestro cuerpo y así ecualizar nuestra expresión dentro de este mundo, manifestando la solución en nuestra realidad,  siendo uno mismo el punto de inflexión, en nuestro modo/forma de ver e interpretar el mundo /realidad en el que ‘vivimos’.

Este punto de entender quiénes somos es básico ya que en honestidad conmigo mismo puedo ver una gran cantidad de definiciones propias que ni yo mismo se cómo llegue a definirme a mí mismo dentro de y como tal definición, es decir, honestamente mucho de lo que creo ser en este momento fue impuesto por quienes estuvieron antes y yo acepte y permití tomar como propio tal definición, como mi bandera como mi cartel de quien soy, y la gran mayoría de estas definiciones no están a poyando mi real y verdadero poder como  expresión de Vida, lo cual es en esencia  aquello que me impide entender y Vivir mi máximo potencial.

Algo que observo comúnmente es una contante critica a los sistemas, a la sociedad, a la naturaleza, siempre acusando y culpando a alguien allá afuera, lo observo tanto cuando converso  en mi relaciones con amigos/familiares/trabajo, como en mi relación dentro de mí y con mi propia mente, mis pensamientos no son algo en que confiar, experimento una continua crítica interna sobre todo lo que hago o no hago, y este criticar que existe dentro de mí y que observo en mi relaciones es como me separo a mí mismo del problema culpando y criticando a algo allá afuera separado de mí, haciendo a otros responsables de los problemas del mundo  y los problemas que enfrento. Entonces al participar en mi mente criticando a otros o a mí mismo estoy de hecho limitándome a mí mismo a no tomar responsabilidad de cambiar aquello que estoy criticando, ocupando solo el papel de criticar y no hacer prácticamente nada sobre el punto que critico, lo cual ahora comprendo que es una falta de responsabilidad para conmigo mismo, como el individuo que tiene la capacidad y poder de cambiarse a sí mismo y de cambiar así mi mundo y realidad, cambiando aquello que observo que esta y existe en desarmonía en mi entorno.

Es común que tomemos la posición del ‘ critico’ sin tomar cartas en el asunto, puede que creamos que hacemos cosas que son parte de cambiar nuestro quienes somos y nuestro mundo pero si continuamos participando en la crítica de quienes somos como humanidad, sociedad y nosotros mismos, estaremos siempre separándonos de la responsabilidad de ser el principio rector de nuestras vidas, ya que la crítica esta construida en base definiciones y conceptos mentales que están preestablecidos por nuestra posición dentro de la realidad y sistema, por lo tanto solo sirven de apoyo y sostén al mismo sistema que pertenecen.

Entender mi máximo potencial comienza por liberarme a mí mismo de las propias limitaciones impuestas por el sistema que existen dentro de y como mi mente como los pensamientos que emergen continuamente separándome de mi potencial como la Vida misma. Vivir mi máximo potencial comienza por detener mi participación en la mente y moverme a mí mismo fuera del patrón pre-programado aprendido y repetido, y re-construirme a mí mismo expresando mi máximo potencial.

Me comprometo a mí mismo a detener mi participación en la mente ya que al hacerlo estoy tomando responsabilidad propia, tomando cartas en el asusto que estoy observando en desarmonía en mi entorno y realidad, tomando la iniciativa de entender y vivir mi máximo potencial.

 

 

                                                                                   

 

Día 231 – Principio 1 Entender y Vivir mi máximo potencial.

Como continuación del post anterior voy a definir cada uno de los principios por los cuales me levanto y camino, como la responsabilidad que yo mismo tomo por mi mismo y para mi mismo, de cambiarme a mi mismo y establecerme como el principio director dentro de mi existencia en pensamiento palabra y obra.

—Principio 1.  Entender y vivir mi máximo potencial.

El entender y vivir mi máximo potenciales algo requerirá de mi atención constante y un continuo observarme a mi mismo en cada momento de cada respiro para ver y comprobar que me estoy permitiendo y aceptado a mi mismo, bajo que definiciones me estoy definiendo que pensamientos, palabras y obras con las cuales me limito e impido reconocer, entienda y de esta forma Viva mi máximo potencial. 

Para entender mi máximo potencial primero debo de no dar por sentado ni un solo momento, puedo ver y darme cuenta de como es que en muchas ocasiones me encuentro realmente hecho un desastre, dentro de mi miente corren pensamientos sin control, la sensación de no poder salir adelante y de estar desvalido por verme en esa situación, frustrado al punto de no ser funcional para hacer mis tareas diarias, como trabajar, estar con mi hijo, sentarme a escribir, etc… En esos momentos estoy dando por sentado mi verdadero y máximo potencial dejando que la situación se ‘salga de control’ por creerme todo lo que ocurre dentro de mi mente por no detenerme, y tomar un respiro para esclarecerme dentro de mi mente y ver mas allá de mis propias limitaciones mentales.

Entonces, estar atento a cada momento, de no estar siendo influenciado por mi mente de ser consciente de que estoy pensando, sintiendo, diciendo y haciendo, considerar que cada uno de mis pensamientos, sentimientos, emociones, palabras y obras son mi responsabilidad y que a su vez están definiendo quien yo soy dentro de un habito o conducta predeterminada limitando mi expresión dentro un patrón predeterminado preestablecido que no esta alineado bajo los principios por los cuales yo me levanto, para desde este momento darme a mi mismo la determinación y caminar mi compromiso de entender quien soy yo dentro de estos patrones preestablecidos y darme claridad para trascender tales situaciones y así alcanzar y Vivir mi máximo potencial.

Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado a mi mismo existir en y como las definiciones provenientes de mis pensamientos creyendo ser lo que mis pensamientos dicen y así limitarme a mi mismo a experimentarme y expresarme dentro de tal definición, lo cual es una limitación a alcanzar y vivir mi máximo potencial.

En y cuando me vea a mi mismo definiéndome de acuerdo a mis pensamientos, me detengo respiro y me estabilizo en y como mi cuerpo físico dejando ir toda sensación que este ligada a los pensamientos para ver y entender que quie soy yo no puede estar definido por un pensamiento que solo existe dentro de mente y que no es constante en el tiempo, como yo que estoy aquí respirando constante y continuamente, de esta forma me doy a mi mismo la posibilidad de detener la mente y comprender cual es mi máximo potencial y vivirlo de forma practica.

Me comprometo a mi mismo a detener mi participación automática dentro de la mente y detener al definición preestablecida de quien soy, así preparando las bases para conocerme a mi mismo en honestidad conmigo mismo y buscar y vivir mi máximo potencial.

 

 

Living Income's Notes

How will providing a Living Income Benefit the World

Living Income Guaranteed

by Equal Life Foundation

Spirituality Exposed

Sprituality is just another religion to sustain our existance as enslaved and control human beings. it is time to Expose the spirit and to walk the solution that will physically bring about Heaven on Earth

Inspired by desteni - a Yogi's Journey to Life

Self-Forgiveness, Self-Responsibility, Action and Non-Violence.

Ingreso de Vida Garantizado

Fundación Vida en Igualdad

A Parent's Journey To Life

Sharing The Process of Realizing My Potential As A Parent.

An Alpha Male's Journey To Life

Walking my process of self change through self honesty and self forgiveness

cathy4worldequality.wordpress.com/

Cathy Krafft........-..Sharing My Journey to Life

martijndegraaf1001

Reis naar Leven

Fundación Vida en Igualdad

Equal Life Foundation

Michelle's DIP Blog

Michelle's Desteni I Process works

Levantándome en lo fisico hacia la vida.

Escribiendo para redefinirme y dirigirme a mi mismo.

gaboexpression

Blogs dedicados a la Fundación de Vida en Igualdad

Descubriendo el Infierno

Describe el camino hacia la vida como uno e iguales con todos como y en lo físico

MarlenLife's Blog

Process of Self Honesty to Equalize myself as Life

Los Escritos de Graciela

Estoy Caminado mi Proceso de Auto Realización tomando Responsabilidad de cada una de mis acciones y participando en lo que es mejor para todos como una sola Raza en Igualdad en todas sus Formas. Hasta que la palabra abuso sea desconocida.

A %d blogueros les gusta esto: